top of page

Taiwán, un país que nos debe importar


Ante las amenazas del régimen comunista chino contra Taiwán, hace falta aclarar la situación que se vive en estos momentos, sobre todo porque las mentiras que difunde China comunista han dado la vuelta al planeta y debemos saber la verdad, ¡Porque nos importa!

Veamos algunas de las mentiras:


“Taiwán es parte de China comunista”


Primera y gran mentira, ya que Taiwán es un país independiente y democrático, nunca ha sido gobernado por China Comunista ni un solo día.


En 1949, cuando los nacionalistas chinos, huyendo de los comunistas comandados por Mao Zedong, se instalaron como gobierno de la República de China en la isla de Taiwán. Desde ese momento han tenido gobierno, territorio y población, que son los elementos de cualquier estado, demás del reconocimiento oficial de decenas de países.


China, desde hace más de 50 años, ha malinterpretado y manipulado la resolución de 2758 de la ONU, ya que en tal resolución nunca ha mencionado Taiwán, porque alegan que Taiwán es parte inalienable del territorio chino. Una mentira con mala intención. Nunca lo ha sido, ni lo desea.


La población china de Taiwán tiene un sistema libre y democrático, que les ha permitido tener un gran desarrollo económico y humano, con elecciones libres e incuestionables. No están dispuestos a formar parte de un régimen comunista y perder mucho más que sus libertades.


El frente que presenta Taiwán a los comunistas es de interés mundial, son quienes tiene la más grande amenaza militar, política y diplomática de los comunistas, agravada por las directivas que ha emitido Xi Jingpin, para incrementar la presencia comunista en la región.


“Taiwán debe estar bajo el control comunista”


Taiwán es un país democrático que elige a su gobierno; el pueblo directamente vota para elegir su propio presidente y su Congreso. Se respeta la democracia, libertad y derechos humanos a los ojos de todo el mundo.


“La soberanía de Taiwán es cuestionable”


El régimen de Xi Jingpin cuestionó e hizo amenazas muy serias por la visita de la congresista americana Nancy Pelosi, arguyendo que no era bienvenida y que podría desatar incluso una guerra. La llegada de Pelosi o cualquier amigo o invitado es un derecho de cada país, en so soberanía, Taiwán como país independiente tiene todo derecho a invitar y recibir a cualquier persona, y no aceptarán injerencia de algún otro estado, en especial de los comunistas chinos.


“Taiwán es irresponsable”


Taiwán, desde 1949, se ha propuesto hacer amigos e invitar a visitar el país a muchas personas y gobiernos. Dentro de sus atribuciones, propias de cada soberanía, puede tener relaciones con quien lo desee, en las condiciones que decida. Al acusar a Taiwán de irresponsable por realizar la visita de Pelosi, la reacción de China con maniobras militares de fuego real y una gran gala es totalmente irresponsable, irracional, innecesaria y peligrosa.


La provocación quedó en los comunistas chinos, no en el gobierno taiwanés, quien hizo gala de valor y prudencia al recibir a la líder del Congreso norteamericano.


El comportamiento chino fue totalmente inapropiado, ya que utiliza la visita de Pelosi como excusa, ha amenazado y arriesgado la paz y la estabilidad de esta región.


Todos los Países que respeten el valor de democracia, la soberanía y la libertad deberían condenar la operación china para evitar cualquier posibilidad de la Crisis mundial como lo que está pasando en Ucrania, que da ejemplo al mundo de valentía y determinación.


Taiwán enfrenta a los comunistas desde siempre, ha evitado caer bajo su dominio y el día de hoy tiene un riesgo aumentado de caer bajo el control de los chinos comunistas, evidenciado por las declaraciones del dictador Xi Jingpin, de sus empleados y de los representantes del régimen.


Taiwán es una línea de defensa, que militarmente cuida a la región del embate chino, pero también es un muro frente al avance comunista en el mundo, muchos países han sucumbido a los engaños chinos, Taiwán sabe de esas mentiras y lo denuncia al mundo, pero es acallado constantemente en los medios internacionales, incluso en las organizaciones mundiales.


El ejemplo de Taiwán debe motivar a las democracias del mundo en materia de resistencia al comunismo, y también como democracia que promueve el desarrollo de su pueblo en libertad. El ejemplo mundial que es Taiwán está en riesgo, su caída puede provocar un avance irrefrenable del comunismo en la región y en el mundo.


Lo que suceda a Taiwán debe importar al mundo libre, ya sea que permanezca como ejemplo de libertad, democracia y desarrollo, o que pueda ser víctima de un ataque de los comunistas, no quedaremos indiferentes, la lucha de Taiwán es la lucha de los demócratas, y el apoyo explícito es necesario en estos momentos.


Ante estas graves circunstancias, debemos voltear al ver lo que sucede con China y Taiwán, y decir al mundo: ¡Todos somos Taiwán!


41 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

La Fiesta Brava, tradición y libertad

Durante meses el debate sobre la cancelación de las corridas de toros en la CDMX dividió opiniones. Por un lado, los antitaurinos, radicales que abrazan la Agenda 2030 y al animalismo como religión, y

La “familia multiespecie” no existe

El fin de semana pasado fue tendencia global un video que mostraba una concentración de algunas personas “transespecie” en Alemania, que se manifestaban, toda vez que se identifican como perros (liter

Commentaires


bottom of page