top of page

¿Por qué el crimen organizado domina en América Latina?


El negocio de la droga en Latinoamérica produce más que el producto Interno Bruto de toda Centroamérica, Ecuador, Venezuela o Colombia, se generan entre 80 mil y 90 mil millones de dólares al año, según datos de la organización Global Financial Integrity, partiendo de los flujos financieros relacionados con el narcotráfico de los 3 principales actores, Estados Unidos como país receptor, Colombia como principal productor y México como país de tránsito, de consumo y de cultivo de algunas sustancias.


El informe analiza las políticas antidrogas de los 3 países y la conclusión es que no se está combatiendo de la mejor forma, no se ha podido combatir el lavado de dinero, insisten que el principal problema es el de los gobiernos. Por lo que se debe combatir con mano dura la corrupción, se debe ir contra los funcionarios corruptos que son los que dan protección a los narcotraficantes, los que facilitan que el negocio ilícito continúe, y que las ganancias terminen invertidas en la economía formal sin que se investigue el origen.


La historia nos dice que el mayor deseo de cualquier capo del narco es convertir a su nación en un narco estado. En donde los políticos, los funcionarios públicos, los jueces, policías y militares estén asociados a su cartel, lo que les permite actuar con total impunidad, importando, exportando y distribuyendo narcóticos sin restricción alguna.


En Latinoamérica podemos encontrar ejemplos tan lamentables como el de Diosdado Cabello y Nicolás Maduro que usan el Estado para operar su cartel, el cartel de los soles y de este modo poder seguir viviendo con los lujos con los que iniciaron el gobierno chavista. Pero el narco va más allá de Venezuela, el narco populismo de Pablo Escobar logró controlar toda Colombia y gran parte de Latinoamérica, Escobar creo un holding criminal que incluía tráfico de órganos, extorsión, secuestros, el sicariato y el tráfico de narcóticos, todo esto dependía de la estructura del cartel de Medellín con un organigrama bien definido, con lo que facturaban más de 7 mil millones de dólares anuales, controlando la política colombiana.


Con su política de “plata o plomo” Escobar logró sobornar a todas las instituciones colombianas, su organización era tan perfecta que las mafias de toda la región la replicaron, Pablo Escobar financió campañas políticas incluso participo en algunas fomentando el populismo con el dinero del narcotráfico, haciéndolo ver como todo un Robín Hood y por supuesto que todos los narcos de la región copiaron esto, comenzaron a financiar campañas políticas y se convirtieron algunos en candidatos, ganando representaciones populares y cargos públicos que facilitaban los negocios ilícitos en toda la región.


Cuando Pablo Escobar huyó de Colombia, encontró refugio con el dictador de Manuel Noriega, el negocio del narco era tan prominente que Noriega vio cómo sacar dinero de este por lo que convirtió a su país en un narco estado.


En 1989 tras la llegada del poder militar de los Estados Unidos a Panamá por el dictador Noriega, Pablo Escobar encontró refugio en Nicaragua, con el actual Presidente Daniel Ortega, los líderes de izquierda en Latinoamérica a lo largo de la historia, desde la creación del Foro de Sao Paulo han encontrado financiamiento en el crimen organizado, al igual que algunos políticos de otras ideologías, reinando el populismo y el narco en lugar de los ideales políticos.


Durante todo este tiempo quien apoyaba a Pablo Escobar en Colombia era la guerrilla M-19 donde curiosamente participaba Gustavo Petro el Presidente actual de Colombia, saca tus propias conclusiones.


Tras la desconfianza en Ortega el M19 le abrió las puertas del Cartel de Cuba, los hermanos Castro cobraban por usar la isla como centro de distribución y como centro de almacenamiento.


Tras la caída de Pablo Escobar, los carteles mexicanos que el PRI dejo crecer comenzaron a hacerse de mucho poder, el Principal Cartel con el que Escobar tenía relación de México era el Cartel de Guadalajara el precursor de lo que hoy conocemos como los carteles de Tijuana y de Sinaloa, gracias al PRI este cartel tenía impunidad absoluta, todo gracias a las relaciones públicas de Félix Gallardo, Washington tuvo que intervenir por el asesinato de agentes de la DEA.


De aquí nacieron narcos como el Chapo Guzmán o el “Mayo” Zambada, todo esto con el apoyo y las influencias políticas, con la policía y con el ejército, el Presidente Andrés Manuel López Obrador como lo dijo la Senadora Lilly Téllez se ha doblado ante ellos, el narco de México domina la política y esto nos hace estar muy cerca de Venezuela y el Cartel de los Soles.


Políticos latinoamericanos han parado en la cárcel como el último presidente de Honduras Juan Orlando Hernández quien fue financiado por los narcos para su campaña y en su gobierno les permitió hacer de todo.


Nos asustamos cuando vemos noticias de los Talibanes de Afganistán pero expertos en seguridad los comparan con narcotraficantes latinoamericanos, ambos financian sus operaciones atraves del lavado de dinero, ambos ejercen la violencia para concentrar diferentes zonas con fines políticos, junto con Myanmar ambos producen el 95% de amapola en el mundo, quienes producen este producto son los narcotraficantes en México y los talibanes en Afganistán, ambos encuentran con complicidad de los gobiernos de sus naciones, ambos han provocado que sus naciones sean de las más violentas del mundo, los narcos son como los talibanes dejemos de verlos con buenos ojos solo porque tienen dinero, son el cáncer que se debe de erradicar.


La delincuencia organizada deja millones de dólares, es una de las principales fuente de ingresos de nuestras naciones. Pero a qué costo.


Latinoamérica está secuestrada por este grupo de delincuentes, el creer que legalizar las drogas cambiara la situación de nuestras naciones, es ser muy ilusos, el creer que dejarlos trabajar sin molestar harán de tu nación la más violenta del mundo tal como sucede en México, esto es algo que se debe de combatir con seriedad desde el Gobierno teniendo 0 impunidad con la corrupción y en la sociedad dejando de alabar al narco, solo porque tiene dinero, esto es un problema muy serio, el narcotráfico también es tráfico de armas, trata de blancas, tráfico de órganos y todo tipo de droga no solo marihuana, este es un tema que desde la sociedad podemos evitar, no consumiendo drogas, prostitución, órganos o armas en el mercado negro, cada churro de mota que compras para tú fiesta del fin de semana hace más poderoso a estos grupos, seamos conscientes y exijamos políticas certeras e impunidad 0 a los políticos y funcionarios públicos.


¿Qué opinas del narcotráfico, crees que tenga un fin? ¿Crees que podamos evitar que los Gobiernos Latinoamericanos sigan siendo controlados por estos grupos?


71 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

La Fiesta Brava, tradición y libertad

Durante meses el debate sobre la cancelación de las corridas de toros en la CDMX dividió opiniones. Por un lado, los antitaurinos, radicales que abrazan la Agenda 2030 y al animalismo como religión, y

La “familia multiespecie” no existe

El fin de semana pasado fue tendencia global un video que mostraba una concentración de algunas personas “transespecie” en Alemania, que se manifestaban, toda vez que se identifican como perros (liter

Comentarios


bottom of page